info@induquim.com
+34 918 090 215
24
Nov

Induquim y los hiper mercados: nuestro compromiso con la seguridad alimentaria a lo largo de la cadena productiva

Cuando hablamos de España, debemos tener en cuenta que nuestro país es una de las mayores potencias europeas en lo que respecta al sector agroalimentario, sólo superada por Francia, Alemania y Países Bajos. Dicho sector, pasando por toda la cadena productiva aporta aproximadamente un 10% al PIB español.

Por dicho motivo, cobra una especial importancia cuidar un sector que es el modo de vida de millones de hogares, y en el que la imagen de seguridad y calidad que proyectemos hacia el exterior es básico para el devenir de las exportaciones de las empresas alimentarias españolas (son más de un 10% de la fabricación total y suponen unos ingresos vitales a gran cantidad de medianas empresas que pueblan la economía del país).

A lo largo de la cadena productiva, el de la granja a la mesa del que hablaba la Unión Europea en el marco de desarrollo de la PAC (política agraria común), el sector servicios quizá ha sido infravalorado con respecto al sector industrial. Sin embargo, no debemos olvidar que la mayoría de super e hiper mercados disponen de obradores propios donde elaboran productos frescos, platos precocinados o embutidos, encontrándose en un punto intermedio entre el sector secundario y el terciario.

Estos hiper mercados son, en el estilo de vida moderno del siglo XXI, una pieza fundamental en el sector alimentario. En Induquim somos especialistas en grandes superficies de elaboración y venta de producto alimentario, y nuestra experiencia en dicho sector con grandes marcas del panorama tanto nacional como internacional puede resultar de gran ayuda para las mismas. Los proyectos de colaboración que ofrecemos a los establecimientos, con formación personalizada, desarrollo de los planes de higiene, auditorias alimentarias que ayuden a detectar los puntos críticos y solventarlos, la automatización de los procesos mediante la colocación de equipos de limpieza o la profesionalización de los productos y hábitos de limpieza son una pieza básica para el correcto desarrollo de este perfil de clientes.

Disponemos de una amplia gama de productos que se pueden adaptar como un guante a las necesidades de limpieza y desinfección de las grandes superficies alimentarias.

Nuestro Masslimp H-331 como detergente desinfectante en base amonio cuaternario y con actividad bactericida, fungicida y viricida es vital para la limpieza y desinfección general de los obradores mediante equipos de proyección de espuma.

Vircol puede ser el mejor aliado para limpiar y desinfectar los puntos de venta y zona de atención al público al disponer de registro HA y ambiental, eficacia bactericida y viricida y ampliación del estudio microbiológico para acreditar su eficacia frente a Listeria Monocitogenes. Su elevado poder de evaporación lo convierte en el producto de elección para las limpiezas de las zonas donde más clientes transitan.

Además, disponemos de otros productos específicos, Grill DS como un desengrasante especialmente diseñado para la eliminación de la grasa requemada incrustada en los hornos o bandejas o el Clormat como detergente lavavajillas clorado para la mejorar la seguridad en la limpieza de los utensilios y piezas que se introducen en las máquinas lavavajillas. Masslimp I-569 como un fregasuelos desinfectante para máquina fregadora para la limpieza y desinfección de pasillos y zonas auxiliares traseras.

En Induquim con toda la experiencia acumulada en el sector, queremos ser partícipes de la mejora en la calidad del servicio y de la seguridad alimentaria que se propone ofrecer al consumidor final. Estamos preparados para unirnos a todas las mejoras sanitarias propuestas desde la UE para aportar ese diferencial de calidad que distingue a Europa sobre el resto del mundo. ¿Te unes a nosotros?.

email.: info@induquim.com
Tlf.: 91 809 02 15

 

13
Nov

Hagamos un breve ejercicio de reflexión

– 5.000 años antes de Cristo. Mesopotamia, Oriente Medio. Mientras tanto, el hombre sigue en la Edad de Piedra, sin grandes avances culturales. En un momento próximo al neolítico se descubre que mediante la extracción de carbonatos, fundiéndolos e insuflando oxígeno mediante soplado, y con un martilleo posterior, se obtienen el cobre. La utilización de dicho cobre y en etapas posteriores otros metales como el plomo, el estaño o la plata cambian el mundo para siempre. Se comienzan a fabricar arados y otros aparejos, con lo que el hombre se vuelve sedentario y comienza el comercio entre tribus. Se descubren las armas punzantes motivado por ello los asentamientos humanos se sitúan en zonas altas y lugares más fácilmente defendibles ante el riesgo que implican el resto de pueblos…

– Siglo IX después de Cristo. En plena edad media, tiene lugar la fiebre por la alquimia. Miles de personas se encuentran inmersas en la búsqueda de la piedra filosofal, que lo convertiría todo en oro y facilitaría el elixir de la inmortalidad. Simultáneamente, en la zona del lejano Oriente y más concretamente en China, descubren que mezclando una serie de componentes como son salitre, carbón, y azufre y sometiéndolo todo al efecto del fuego sucede una reacción exotérmica que genera potentes explosiones. Es el descubrimiento de la pólvora. En los siglos venideros su uso se desplazará por la ruta de la seda hacia el oeste, alcanzando la cultura árabe y europea. Poco tiempo después, la pólvora aparece en el campo de combate puesto que permite enviar proyectiles metálicos pesados a gran distancia y velocidad. Aparecen los grandes ejércitos de artillería e infantería, terribles batallas navales…y de nuevo el mundo cambia para siempre. Dicho descubrimiento será de gran ayuda en el descubrimiento de América y el control de los territorios y además permitirá posteriormente el desarrollo de la piratería en los mares del sur, con el daño que esto supuso para el Imperio Español que pronto empezará su decadencia…El mundo no ha vuelto a ser el mismo tras la aparición de las armas de fuego.

– Año 2020. La pandemia de la Covid-19 golpea el mundo. Ante nosotros, una enfermedad vírica de difícil prevención no conocida hasta ahora y ante la que no había vacuna desarrollada.  La actividad mundial se paraliza y las distintas economías se tambalean. Los organismos supranacionales como la Organización mundial de Salud pronto reconocen que el mejor método en la lucha contra la misma es la utilización de productos químicos desinfectantes y antisépticos basados en el alcohol y en otras materias primas obtenidas por procesos químicos complejos, como es el caso de los amonios cuaternarios. Estos productos químicos se han convertido en el mejor método de control de la enfermedad y a día de hoy forman parte del vocabulario de cualquier persona y se encuentran entre los productos de limpieza de cualquier hogar.

En la prehistoria lo llamaban magia, ante el desconocimiento o la falta de explicaciones de lo que sucedía ante sus ojos. En la edad media, era la alquimia, como método de investigación orientado a la obtención de riquezas o de la eterna juventud. Ya por fin en la edad moderna, a partir de los descubrimientos de Lavoisier, lo comenzaremos a llamar química, como un elemento básico de la ciencia que va a permitir reportar una gran cantidad de beneficios para la sociedad mundial, como es el caso del proceso químico del crackeo del petróleo o la fabricación de los productos farmacológicos, procesos que dan un giro de 180º al estilo de vida moderno.

Ya hablemos de un formato más místico, de uno experimental o en otro puramente científico, todos los periodos de la historia tienen entre otros factores comunes la presentación de la química como uno de los motores de la sociedad, así como un elemento clave en la mejora progresiva de la calidad de vida de las distintas civilizaciones.

Por todos estos motivos, desde Induquim, como industria química a la vanguardia del desarrollo, queremos unirnos a todos vosotros en la celebración del Día de la Química. Porque somos conscientes que siempre, pero ahora más que nunca, la química nos une.

10
Nov

¿Cómo realizar una correcta limpieza y desinfección en las caravanas y autocaravanas?

El sector de la autocaravana ha sido uno de los pocos supervivientes de este atípico verano marcado por la pandemia del coronavirus. Las autocaravanas como opción de vacaciones y conseguir un correcto distanciamiento social sin renunciar a la playa o montaña ha sido la elección que más ha crecido en nuestro país durante estos pasados meses de verano.
Según la Asociación de la Industria y Comercio del Caravaning, durante los meses de julio y agosto entre caravanas y autocaravanas, el sector creció un 44,8%, se matricularon 2.924 nuevos vehículos.

Este sector durante los años anteriores a 2020, se nutría principalmente de turistas extranjeros europeos. Esta demanda era debido a la gran implantación que hay en los países de origen al uso de caravanas y autocaravanas.
Durante el 2020, esta demanda cambio en nuestro país forzosamente dada la gran problemática debido a la pandemia. Por ello, este año, el sector ha tenido un 40% de clientes nacionales nuevos.

Con los datos en la mano, en Induquim, creemos que este sector va a seguir creciendo durante los próximos años por lo que pensamos que es fundamental dar un apoyo extra en una cosa tan importante en este tiempo que es la limpieza y desinfección de todas las zonas susceptibles de ser limpiadas o desinfectadas.

Las caravanas y autocaravanas hay que trabajarlas como si de un alojamiento tradicional se tratase, ya que estos vehículos cuentan con salón, zona de dormitorio, cuarto de baño, zona de conducción etc.

Por ello, en Induquim contamos con una gran variedad de productos enfocados para cubrir de una manera eficiente todas las áreas del vehículo.
Desingras – Desinfectante desengrasante de acción rápida. Este producto con efecto viricida, bactericida y fungicida es apto para toda la limpieza y desinfección de superficies duras como son las mesas, sillas, encimeras, azulejos e inclusive el cuarto de baño.
Vircol – Desinfectante limpiador hidroalcohólico de superficies. Producto viricida y bactericida para la limpieza y desinfección rápida de cualquier elemento del vehículo. Gracias a su rápida evaporación y a la no necesidad de aclarado, es idóneo para pomos, volante, palanca de cambio y todo el habitáculo del conductor.
Biofresh Bac – Producto con triple acción prolongada: abrillanta, perfuma y desinfecta. Combina su poder desinfectante con un poder abrillantador de la superficie limpiada, todo esto dando un perfumado agradable a todo el ambiente. Apto para suelos, baños etc.
BioClean – Producto concentrado para lavabos químicos con tres cepas de microorganismos seleccionados especialmente para el control de olores y degradación de los desechos orgánicos.

Si quieres ofrecer seguridad a tus clientes y a su negocio, no dude en contar con nosotros y consultar todas las opciones posibles.

email.: info@induquim.com
Tlf.: 91 809 02 15

5
Nov

¿Con qué principios activos puedo desinfectar las superficies?

En las distintas ramas de la industria alimentaria (restauración para colectividades, hostelería, fabricación de productos elaborados, mataderos y salas de despiece…) y en las superficies de los distintos ámbitos de la vida pública, ahora más que nunca se hace necesario llevar a cabo una estricta desinfección de las mismas.

Ante nosotros se abre un abanico de productos con sus correspondientes registros que certifican su eficacia bactericida, fungicida y/o viricida. Dichos productos pueden estar basados en una serie de materias primas o principios activos que les hacen tener una serie de virtudes que los hacen más o menos interesantes para según que tipo de operativa.  Por ello es importante conocer los distintos desinfectantes y cómo funcionan, para poder elegir el que más se adapte a nuestras necesidades:

– Alcalino clorados: son productos químicos basados en distintas formulaciones derivadas del cloro, principalmente el hipoclorito sódico. El hipoclorito es un desinfectante de amplio espectro, lo cual lo hace eficaz frente a toda clase de microorganismos, como bacterias, hongos, mohos, levaduras, esporas o virus. Basan su eficacia desinfectante en el potente efecto oxidativo que realizan sobre los microorganismos, dañando la pared celular y citoplasmática e inhibiendo los procesos enzimáticos. Son productos para utilizar muy diluidos en agua. Pueden ser espumantes y no espumantes, y tienen una gran capacidad de blanqueo de superficies, lo que les hace ideales para superficies manchadas de pigmentos, especias, sangre…Además tienen un poder de limpieza y desengrasado muy elevado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su poder oxidativo puede corroer los metales blandos como el aluminio y que a temperaturas elevadas (a partir de unos 60-70ºC) genera vapores. En Induquim disponemos de una amplia gama de productos clorados con registro, como el Massfood IA-703C si se necesita un producto espumante o el Massfood IA-700 si por el contrario se requiere de un producto con espuma controlada.

– Amonios cuaternarios: Las sales de amonio cuaternario no son un único compuesto químico, son una amplia variedad de principios activos que derivan todos ellos de un proceso llamado alquilación de las aminas terciarias. Mediante esta alquilación se obtienen productos como el cloruro de benzalconio o el cloruro de didecildimetilamonio. Son tensioactivos catiónicos en sí mismos, lo que les da gran poder de humectación y espumado. Actúan dañando la membrana citoplasmática, inhibiendo los procesos de respiración celular. Son un desinfectante de amplio espectro eficaz frente a bacterias, hongos y virus, pero no presentan tanta eficacia como el cloro frente a mohos o levaduras. Su principal virtud es que son productos muy poco alcalinos que no dañan ni oxidan ningún tipo de superficie, lo que los hace adecuados para su uso en ambientes muy domésticos. No generan vapores ni olores anómalos. Son perfectos para turnar con el cloro y así evitar el desarrollo de resistencias microbianas. Al ser un potente tensioactivo, tienen tendencia a generar espuma, lo que limita un poco su utilización en procesos de recirculación donde se necesitan productos antiespumantes. Son un gran limpiador general con una buena capacidad de desengrasado de superficies, sin llegar a la potencia de los productos clorados. En Induquim disponemos de una amplia gama de desinfectantes en base amonio cuaternario para los distintos ámbitos, como el Biofresh Bac (limpiador desinfectante general ideal para colectividades), H-331 (desengrasante desinfectante perfecto para industria alimentaria), Desingras (limpiador desinfectante de uso directo ideal para las limpiezas intermedias en restauración), Microsan (desinfectante terminal) o I-569 (fregasuelos desinfectante para máquina fregadora).

– Ácido peracético: El ácido peracético es un potente desinfectante cuya principal virtud es que se transforma en peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y ácido acético, mejorando así su impacto medioambiental. Actúa de manera similar al cloro, generando una potente oxidación de la pared celular que elimina a la mayor parte de bacterias, hongos, esporas…Es un compuesto antiespumante por si mismo, lo que facilita su proceso de aclarado y lo hace ideal para las limpiezas CIP por recirculación, al disminuir los gastos energéticos y de agua derivados de la limpieza. Hay que tener su eficaz efecto oxidativo, puesto que puede dañar superficies blandas al igual que el cloro. Se puede utilizar como desinfectante en concentraciones muy bajas, lo que lo hace muy económico en su coste en uso. Se debe manipular con precaución, puesto que genera algunos vapores y tiene una elevada acidez. En Induquim disponemos de nuestro Massfood IA-710 como limpiador desinfectante especialmente diseñado para los procesos de limpiezas CIP

– Alcohol: Los desinfectantes en base alcohol pueden estar compuestos por una gran variedad de distintos principios activos que según su número de carbonos pueden variar su peso molecular. En Induquim apostamos por los alcoholes de bajo peso molecular tales como el alcohol isopropílico y el etanol, puesto que su toxicidad es mucho menor. El alcohol es un potente desinfectante a una concentración de en torno al 70%, generando un daño irreversible en las proteínas esenciales (las desnaturaliza) al penetrar por la pared del microorganismo y alcanzar las proteínas del citoplasma. Genera un potente efecto de deshidratación de los microbios. Su eficacia es principalmente bactericida y viricida, lo que lo ha hecho un producto de elección frente al SARS-CoV-2. Los productos en base alcohol tienen una elevadísima capacidad de evaporación, lo que les hace ideales para desinfecciones rápidas entre clientes y en zonas de mucho tránsito de personas. No generan daño en las superficies, con lo que son un buen limpiador desinfectante multisuperficie. Su poder de limpieza es más bajo que el del cloro o el amonio cuaternario, pero se hace un producto de elección para la desinfección en lugares de cara al público por su inocuidad y facilidad de uso. En Induquim disponemos del Vircol como desinfectante limpiador para todo este tipo de desinfecciones específicas.

Productos:

Alcalinos clorados
Massfood IA-700 – Cumple la norma UNE-EN 13697
Massfood IA-703C – Cumple la norma UNE-EN 13697

Amonios cuaternarios
Biofresh Bac – Cumple las normas UNE-EN 13697 y UNE-EN 14476
Masslimp H-331 – Cumple las normas UNE-EN 13697 y UNE-EN 14476
Desingras – Cumple las normas UNE-EN 13697 y UNE-EN 14476
Microsan – Cumple las normas UNE-EN 13697 y UNE-EN 14476
Masslimp I-569 – Cumple las normas UNE-EN 13697 y UNE-EN 14476

Ácido peracético
Massfood IA-710 – Cumple la norma UNE-EN 13697

Alcohol
Vircol – Cumple las normas UNE-EN 13697 y UNE-EN 14476

Déjate asesorar por nuestros especialistas, estamos seguros que con nuestra amplia gama de desinfectantes registrados podemos cubrir las necesidades de cualquier tipo de negocio y asegurar la salud pública y la inocuidad de los alimentos.

Para más información:
Tlf.: 91 809 02 15
email.: info@induquim.com

27
Oct

Desinfección intermedia en industria alimentaria: ¿Cómo podemos disminuir los riesgos de toxiinfecciones durante la jornada?

Como hemos visto en nuestros anteriores posts, a grandes rasgos la limpieza y desinfección en industria alimentaria puede dividirse en las limpiezas OPC (abiertas) y las limpiezas CIP (recirculación). Sin embargo, este concepto engloba principalmente las limpiezas de final de jornada, donde se dispone del tiempo y los medios para llevar a cabo un proceso de L+D completo, dejando en el aire todo lo que ocurre en el periodo de tiempo que discurre desde el inicio de la jornada hasta esta limpieza final.

Por ello, es importante incidir en el concepto de desinfección intermedia. Lo que buscamos con este procedimiento es la disminución de los riesgos de contaminación microbiológica de los alimentos (principalmente por bacterias patógenas como Listeria, Salmonella o E.Coli) a lo largo de la jornada debido a la contaminación cruzada de los mismos al entrar en contacto con maquinaria y superficies que inicialmente se encontrabas desinfectadas pero que han ido adquiriendo progresivamente una cierta carga de microbios con el paso de las horas durante la jornada laboral.

Las materias primas, tales como carne, pescado, verduras…es normal que vehiculen una carga microbiológica, la cual puede ir quedando en las superficies como los tajos de corte, las máquinas loncheadoras o las superficies de trabajo. Los microorganismos encuentran en estas superficies condiciones óptimas de proliferación al disponer de humedad, materia orgánica y buena temperatura, con lo que se favorece que cuando se ponen dichas superficies en contacto con alimentos no contraminados, estos puedan adquirir dicha contaminación cruzada.

Ante lo expuesto, se hace necesario en los procesos industriales, la hostelería, los supermercados o en la restauración para colectividades disponer de los medios para realizar dicha limpieza y desinfección intermedia. Esta fase debe ser ágil y rápida, para en el caso de la hostelería o los super mercados poder realizarse entre clientes, y en industria poder aprovechar momentos de parón como los descansos del personal para almorzar, los cambios de turno o cambios de línea. Por ello normalmente se busca la utilización de productos compatibles con una limpieza manual y cuyo aclarado (obligatorio por ley en zonas que entren en contacto con los alimentos) sea sencillo y se pueda realizar mediante un simple retirado del residuo con papel húmedo.

Para cumplir esta misión los productos utilizados normalmente se aplican de manera directa, sin diluciones previas, pulverizando con una pistola, dejándolos actuar durante un breve periodo de tiempo y aclarando posteriormente con papel húmedo. Además, se pueden llevar a cabo técnicas de detección que permiten corroborar de vez en cuando el correcto aclarado del producto químico, evitando así que cualquier traza de los mismos pueda contaminar los alimentos.

En Induquim disponemos de dos productos especialmente diseñados para la L+D intermedia con registro HA, como son el Desingras y el Vircol. El Desingras es un potente limpiador desengrasante con eficacia bactericida, fungicida y viricida frente a virus con envoltura que permite la limpieza y desinfección en profundidad de zonas con una elevada carga orgánica, como tablas de corte o picadoras. El Vircol es un limpiador desinfectante hidroalcohólico con eficacia bactericida y viricida que permite la limpieza y desinfección sin dejar residuo en zonas como electrodomésticos o superficies de trabajo.

Además de los productos necesarios, en Induquim ponemos a su disposición nuestro Servicio Integral Massfood y el apoyo de nuestra división de industria alimentaria para que no corra ningún riesgo con su negocio.

Para más información:
Tlf.: 91 809 02 15
email.: info@induquim.com

20
Oct

Limpiezas CIP en industria alimentaria: ¿Cómo desinfectar tanques y circuitos cerrados sin necesidad de desmontaje?

Como hablamos en nuestro último post, las limpiezas en industria alimentaria pueden ser de superficies abiertas (OPC) o en muchos casos pueden ser limpiezas de superficies cerradas o CIP.

La limpieza CIP o Cleaning In Place es aquella forma de limpieza y desinfección en la cual se acometen zonas de las instalaciones inaccesibles para los trabajadores, como el interior de depósitos y acumuladores, tuberías, bombas, serpentines, pasteurizadores, inyectores…

Dichas superficies se encuentran cerradas, lo cual obliga a su limpieza mediante la recirculación de producto químico. Esta limpieza y desinfección debe realizarse con productos cuya principal característica es la de ser no espumantes, puesto que se desea evitar la formación de espuma que pueda hacer más lenta la circulación del agua (y por tanto la fricción con las superficies) y sobre todo se tiene el objetivo de evitar un exceso de presión en el interior, puesto que la combinación de temperatura+fricción+espuma+velocidad de circulación podría generar una sobrepresión en los circuitos que pudiera terminar con la rotura de las juntas más débiles.

Los sistemas CIP pueden ser desde sistemas sencillos manuales en los que se haga recircular un producto de un depósito hasta otro o hacia una maquinaria recuperando el químico y repitiendo el proceso, hasta sistemas muy complejos dirigidos por un autómata en los que se suele seguir un patrón más o menos fijo:

  1. Se recircula agua con detergente procedente de la recuperación del agua de aclarado del pase proceso de limpieza anterior, de esta manera se arrastra la suciedad grosera y se reaprovecha agua minimizando su consumo.
  2. Se realiza el pase del detergente alcalino para eliminar los restos grasos y proteicos que puedan quedar en el sistema. En Induquim recomendamos nuestro IA-751, desengrasante alcalino de espuma controlada con un elevadísimo poder desengrasante y que dispone de formulaciones de verano y de invierno para evitar su cristalización a causa del frío. Producto ultra concentrado de gran alcalinidad.
  3. Se aclara y el agua con restos de alcalino se almacena en un depósito vacío para el pre-aclarado de la siguiente limpieza.
  4. En caso necesario, se hace un pase ácido con un producto desincrustante que ayude a eliminar los restos minerales, tanto procedentes del propio agua como del producto alimentario (como la piedra de la leche proveniente del calcio por ejemplo) a fin de evitar que estas incrustaciones cieguen la luz de los circuitos y que puedan servir de reservorio para los microorganismos. En Induquim disponemos del IA-730 como desincrustante ácido antiespumante, con una composición mezcla de varios ácidos que permite disolver sin esfuerzo la piedra de la leche y de la cerveza.
  5. Se aclara con agua limpia hasta que se considera que el sistema está libre de detergentes. De esta forma hemos atacado tanto a la suciedad orgánica (grasas, proteínas…) como a la suciedad inorgánica (incrustaciones de cal) cubriendo todo el rango de suciedad que se puede acumular en el sistema.

En ocasiones, se puede añadir posteriormente o sustituir por el pase alcalino, un pase detergente desinfectante. Dependerá de las temperaturas de los procesos y del riesgo microbiológico del alimento o bebida fabricado. En Induquim disponemos de dos principios activos desinfectantes registrados con espuma controlada ya comentados en otros post, como son el caso del Ácido peracético (IA-710) y el hipoclorito (IA-700), eligiendo uno u otro según la problemática concreta de cada sector, puesto que por ejemplo en bodegas se opta por defecto por el ácido peracético para evitar que el vino adquiera olores anómalos, mientras que en la fabricación de lácteos se suele optar por los productos clorados.

La limpieza de los sistemas CIP es un punto crítico de suma importancia para preservar la salud pública. Déjate asesorar por los expertos de Induquim, elige los producto y procesos más adecuados y mejora la calidad, rentabilidad y seguridad de tu negocio.

 

Para más información:
Tlf.: 91 809 02 15
email.: info@induquim.com

16
Oct

Día internacional de agradecimientos al personal de la limpieza

Hoy, 16 de octubre, se celebra el día internacional de agradecimiento al personal de la limpieza. El objetivo de este día es reconocer el trabajo que realiza el personal de este sector en todas sus áreas. Una labor que, en muchas ocasiones, no es reconocida como se debiera y las personas que lo realizan resultan menos importantes de lo que son.

Ahora más que nunca, debido a la situación de pandemia en la que nos encontramos. Desde Induquim, queremos agradecer de una manera muy efusiva a todo el sector de la limpieza e higiene profesional la gran labor que se está realizando. Este sector es fundamental para poder salir de esta situación y así lo queremos reconocer y resaltar.

En este día, desde Induquim, queremos dar una especial visibilidad a todo el personal de la limpieza que inclusive ha puesto y sigue poniendo su salud en riesgo por el beneficio de todos.

Muchas gracias!!

13
Oct

Limpiezas OPC en Industria Alimentaria; ¿Qué herramientas ponemos a tu disposición?

La limpieza y desinfección en industria alimentaria son un punto crítico del que depende la salud de los consumidores. La limpieza profesional a grandes rasgos se puede clasificar en dos tipos, las limpiezas OPC y las limpiezas por recirculación o CIP.

En este artículo vamos a hablar de las limpiezas de superficies abiertas u OPC (Open Plants Cleaning). La limpieza de superficies abiertas es la más común y en la que se emplea la mayor parte de tiempo y presupuesto. Son los procesos de limpieza de superficies de acceso directo sin necesidad de desmontaje previo, como puede ser una mesa, una pared, el suelo o una cinta transportadora.

Para la limpieza de estas superficies podemos disponer de dos grandes formas de ejecutarla, mediante medios manuales (diluyendo producto en cubos para el fregado del suelo y de las superficies disponiendo del esfuerzo de un trabajador) o mediante equipos que automaticen los procesos (máquinas fregadoras o principalmente equipos satélite para el baldeo de espuma).

La limpieza automatizada, siempre que los medios lo permiten, debe ser la elección. El principal motivo es el ahorro de tiempo, y por tanto de recursos, debido a que se pueden limpiar muchos más metros cuadrados por unidad de tiempo que de manera manual con una bayeta y fregona. Además de por dicho motivo, la automatización del proceso tiene otra gran virtud: la aplicación del producto químico mediante equipos de generación de espuma (satélites) automatiza la dosificación del producto, minimizando los riesgos de manipulación y la sobredosificación, pero sobre todo mejorando los resultados de limpieza y de desinfección. Ello se debe a que la espuma que generan estos equipos permite que el producto permanezca mucho más tiempo en contacto con las superficies que si lo aplicáramos manualmente, dado que el satélite hace una mezcla perfecta de químico, agua y aire comprimido. Al mejorar el tiempo de contacto, facilitamos que el efecto de saponificación de las grasas (limpieza/desengrasado) y sobre todo que el efecto desinfectante tenga lugar.

Hay que partir de la base de que los limpiadores desinfectantes están registrados en Sanidad bajo la premisa de que cumplen la norma UNE-EN 13697 que regula la eficacia bactericida y fungicida de los mismos. Dado que dicha norma indica que los tiempos para demostrar la eficacia son 5 minutos para bacterias y 15 para hongos, el hecho de disponer de una espuma que asegure la permanencia del producto para que contacte con las superficies dicho tiempo asegurando la desinfección, es clave.

En Induquim disponemos de una variada gama de productos desengrasantes desinfectantes espumantes que permitan su aplicación de forma tanto manual como por equipos de espuma. La gama se apoya en varios principios activos distintos, como hipoclorito sódico (nuestro IA-703C) o amonios cuaternarios (H-331) que permitan la alternancia de compuestos desinfectantes que ayuden así a evitar el desarrollo de resistencias bacterianas por abuso de un mismo desinfectante.

Además, también disponemos de potentes desengrasantes para aplicar tanto con agua fría como caliente que permiten realizar una limpieza y desinfección en dos pasos combinándola con desinfectantes terminales, para aquellas instalaciones con niveles extremos de grasa, cubriendo así todas las necesidades del cliente.

En Induquim, fieles a ofrecer nuestro servicio integral, diseñamos proyectos de automatización de procesos gracias a la colaboración con empresas líderes en el sector, desde simples equipos de rociado hasta grupos de presión o Booster asociados a satélites de media presión. Nuestro objetivo es que las instalaciones del cliente dispongan de los medios más adecuados para lograr una correcta limpieza y desinfección, asegurando así un adecuado mantenimiento de las instalaciones y ayudando a preservar la salud pública.

Para más información:
Tlf.: 91 809 02 15
email.: info@induquim.com

 

6
Oct

¿Puedo garantizar la inocuidad de materiales susceptibles de proliferación microbiana en mi lavavajillas?

Una gran cantidad de clientes lavan en sus máquinas lavavajillas materiales que conllevan un cierto riesgo sanitario debido al uso que se les da a los mismos. Los catering que realizan sobre todo línea caliente para enviar los menús a los colegios por encima de 67ºC listos para consumir día a día, necesitan limpiar en el lavavajillas los contenedores isotermos, los cuales en muchos casos son de gran porosidad y pueden facilitar la proliferación microbiana.

Del mismo modo, en industria alimentaria se desmontan por piezas para su limpieza diaria máquinas de cierto riesgo como las picadoras o formadoras de hamburguesas lavando dichas piezas en los túneles de lavado o lavavajillas de capota de las instalaciones. Si el resto de las máquinas y estancias se espuman con un alcalino clorado desinfectante, surge la pregunta:

¿Puedo realizar una correcta higienización en el lavavajillas?

La respuesta es SI. En los lavavajillas por el mero proceso de lavado a elevadas temperaturas (durante la fase de aclarado se alcanzan unos 80ºC) se puede conseguir una “pasteurización” térmica, puesto que muchos microorganismos mueren a estas temperaturas. Sin embargo, ante la imposibilidad de controlar constantemente que las temperaturas alcanzadas son las adecuadas (en ocasiones pueden no alcanzarse por averías o mal estado de mantenimiento de los lavavajillas) es bueno utilizar detergentes lavavajillas higienizantes que aporten al producto químico un valor más allá de la limpieza.

Debido a ello, desde Induquim siguiendo la línea de compromiso con la salud de los sectores de más riesgo como los niños o las personas mayores, disponemos del Clormat, detergente lavavajillas higienizante en base hipoclorito, apto para cualquier tipo de máquina lavavajillas profesional.

El hipoclorito sódico es un conocido compuesto químico de uso frecuente como desinfectante en industria alimentaria debido a su potente efecto oxidativo sobre bacterias, hongos y virus. Por ello resulta interesante para este perfil de clientes de riesgo, aportar el valor diferencial del Clormat para complementar al efecto térmico aplicado sobre los microorganismos un efecto químico oxidativo que asegure la eliminación de la mayor parte de microorganismos patógenos.

Además, Clormat posee un potente efecto blanqueante propio del hipoclorito que puede ayudar a eliminar los restos de pigmentos alimentarios o sangre de materiales porosos de difícil lavado como las tablas o tajos de corte y de vajillas de policarbonato propias de colegios o residencias.

En la restauración para colectividades y en la fabricación de productos elaborados no merece la pena correr riesgos sanitarios, limita la dependencia absoluta a que la máquina lavavajillas alcance la temperatura adecuada y complementa la higienización de tu lavavajillas con Clormat asegurando un correcto tratamiento de los materiales críticos.

Para más información:
Tlf.: 91 809 02 15
email.: info@induquim.com

29
Sep

La especialización como valor diferencial

En el mundo del siglo XXI, la especialización, el no ser uno más, es clave para la subsistencia de las empresas. Esto se acentuó si cabe en la era post-crisis económica.

En el ámbito de las Facility Service la competencia es muy elevada, y por ello, ofrecer servicios diferenciales se ha tornado en algo necesario y demandado por el cliente final. Ante este desafío, en Induquim hemos multiplicado nuestro apoyo y oferta a las empresas de limpieza que desean ir un paso más allá.

Ante todo, en plena pandemia del Covid-19 se hace indispensable ofrecer protocolos de limpieza que aseguren la desinfección a todos los niveles. Por ello, disponemos de múltiples productos como el Vircol, especialmente diseñado para la limpieza durante la jornada en zonas de elevado tránsito de personas, el Biofresh Bac como limpiador general desinfectante, o Desingras como un desengrasante desinfectante.

Además de excelentes productos, también disponemos de los métodos de aplicación, como la pulverizadora de soluciones hidroalcohólicas, los equipos para el baldeo de espuma en industrias alimentarias o cañones de nebulización.
También nuestros últimos lanzamientos como el sistema Inducap, que va orientado a una mejora de la gestión y el control de producto para las empresas de limpieza, e Indulab, como un sistema de apoyo al cliente final de cara a asegurar la calidad de los procesos de desinfección.

En Induquim estamos firmemente convencidos de que con los medios que ponemos a su disposición, productos, equipos y apoyo de personal especializado, cualquier Facility Service puede ampliar su catálogo de servicios, desde limpiezas generalistas de comunidades y oficinas, hasta desinfecciones en locales de hostelería o restauración para colectividades o grandes empresas del sector alimentario como mataderos, salas de producto elaborado o grandes centros logísticos. No nos cabe la menor duda de que un perfil de cliente mucho más profesional y especializado mejora el posicionamiento de la empresa, otorga valor diferencial y además, elimina competencia de empresas generalistas que no alcanzan su nivel de profesionalización.

Si quiere dar el siguiente paso y poder ofrecer todos estos servicios diferenciadores y de calidad a su cliente, no dude en contar con nosotros y consultar todas las opciones posibles.
email.: info@induquim.com
Tlf.: 91 809 02 15